ASESORÍAS - CURSOS - TALLERES
FENG SHUI - GEOBIOLOGÍA - RADIESTESIA- RADIÓNICA - GEOMETRIA SAGRADA

martes, 17 de junio de 2014

CEM - Campos Electromagnéticos


Controlar los valores y corregirlos es posible.
¿Que son los CEM y como nos afectan?
Los CEM (campos electromagnéticos) son campos de energía sobre la base de la longitud y frecuencia de sus ondas, se subdividen en varios tipos, por lo que se puede hablar de un espectro electromagnético.
Los campos electromagnéticos son una combinación de ondas eléctricas (E) y magnéticas (H) que se desplazan simultáneamente. Se propagan a la velocidad de la luz, y están caracterizados por una frecuencia y una longitud de onda. La frecuencia es, simplemente, el número de oscilaciones de la onda por unidad de tiempo, medido en múltiplos de un hertzio (1 Hz = 1 ciclo por segundo), y la longitud de onda es la distancia recorrida por la onda en una oscilación (o ciclo).
Los Campos electromagnéticos de Baja Frecuencia poseen unos márgenes de frecuencia inferiores a 1-1000 Hz. A este nivel de frecuencia tan bajo, las longitudes de onda son muy largas y, en la práctica, los campos eléctricos y magnéticos actúan independientemente y se miden por separado.
El origen de los campos Eléctricos a Baja Frecuencia proviene, en su mayor parte, de la generación, transmisión y utilización de la energía eléctrica en líneas de alta tensión. en el caso de Líneas de Alta Tensión, los valores pueden llegar a ser de 5- 7 kV/m.


La procedencia de los campos magnéticos a este nivel de frecuencia se debe a diversas causas como pueden ser los efectos eléctricos de los transformadores, cuadros eléctricos de baja tensión, líneas de baja tensión (incluido bus-bar y cables subterráneos), líneas de alta tensión (aéreas y subterráneas), líneas de tren, líneas de metro, tormentas solares, etc.
En resumen, cualquier instalación eléctrica por la que transcurra una gran intensidad.
Los Campos electromagnéticos de Alta Frecuencia incluyen las ondas electromagnéticas de mayor longitud de onda, que comprenden valores entre 30 kHz y 1 THz. Los dispositivos más comunes que generan este tipo de ondas suelen ser radares, emisores de radio, torres de telefonía móvil, torres receptoras de televisión y radio, Wifi, etc.

Según esta clasificación los CEM se dividen en:
·         Baja frecuencia (0,03-0,3 MHz).
·         Media frecuencia (0,3-3MHz).
·         Alta frecuencia (3-30 MHz).
·         Muy alta frecuencia (30-300MHz).
·         Ultra alta frecuencia (0,3-3 GHz).
·         Muy alta frecuencia (3-30 GHz).
·         Supra alta frecuencia (30-300GHz).

Las oscilaciones electromagnéticas se propagan en el espacio en línea recta y al incidir sobre los cuerpos pueden o bien penetrar, reflejarse o absorberse. En dependencia de estos 3 factores se produce su efecto sobre los organismos vivos, a mayor penetración y absorción de energía mayor será su acción biológica.
Los campos eléctricos se producen por la presencia de cargas eléctricas, y determinan, a su vez, el movimiento de otras cargas situadas dentro de su alcance. Su intensidad se mide en voltios por metro (V/m) o en kilovoltios por metro (kV/m). Cuando un objeto acumula carga eléctrica, ésta hace que otras cargas de su mismo signo o de signo opuesto experimenten una repulsión o una atracción, respectivamente. La intensidad de estas fuerzas se denomina tensión eléctrica o voltaje, y se mide en voltios (V).Todo aparato conectado a una red eléctrica, aunque no esté encendido, está sometido a un campo eléctrico que es proporcional a la tensión de la fuente a la que está conectado. Los campos eléctricos son más intensos cuanto más cerca están del aparato, y se debilitan con la distancia.
Los campos magnéticos se producen, en particular, cuando hay cargas eléctricas en movimiento, es decir, corrientes eléctricas, y determinan el movimiento de las cargas. Su intensidad se mide en amperios por metro (A/m), aunque suele expresarse en función de la inducción magnética que produce, medida en teslas (T), militeslas (mT) o microteslas (µT). En algunos países, se utiliza normalmente otra unidad denominada gauss (G) (10.000 G = 1 T, 1 G = 100 µT, 1 mT = 10 G, 1 µT = 10 mG).Todo aparato conectado a una red eléctrica generará en torno suyo, si está encendido y circula la corriente, un campo magnético proporcional a la cantidad de corriente que obtiene de la fuente que lo alimenta. La intensidad de estos campos es tanto mayor cuanto más cerca del aparato, y disminuye con la distancia.Los materiales más corrientes no son, en general, un obstáculo para los campos magnéticos, que los atraviesan fácilmente.
En lo que concierne a las ondas electromagnéticas de extremamente bajas frecuencias (0 Hercios a 10 kiloHercios):
·         Estudios científicos realizados sobre animales, expuestos a frecuencias de 50/60 Hercios, revelan perturbaciones, en los flujos de iones cálcicos, los ritmos circadianos, la defensa inmunitaria y el sistema nervioso. Pero también modificaciones en la fisiología de la glándula pineal y en la síntesis de las proteínas, a las cuales son agregados los efectos promotores o co-promotores de la cancinogénesis.
·         Estudios epidemiológicos humanos revelan asociaciones estáticas significativas entre las exposiciones crónicas a 50/60 Hercios, leucemias y cánceres en el cerebro.
·         Estudios técnicos sobre las líneas de muy alta tensión, alternadores, transformadores, motores eléctricos, equipos de soldadura, placas de inducción y ordenadores, revelan problemas de compatibilidad electromagnética que comportan disfuncionamientos sobre los aparatos y los materiales.
Estos fenómenos parasitarios son explicados por la aparición de corrientes perturbantes inducidas en las estructuras metálicas de los edificios y criaderos de animales, pero también en los circuitos eléctricos y electrónicos de aparatos de hogar, médicos, industriales e incluso de oficina.
·         Los valores límite de exposición a 50/60 Hercios son propuestos para el público teniendo en cuenta el flujo de la inducción magnética. La Comisión Europea recomienda 100 microTeslas, mientras tanto, el Parlamento Europeo es más severo con un límite de 0.25 microTeslas.
·         La Organización Mundial de la Salud Pública desde 1998 considera que los campos electromagnéticos de extremamente bajas frecuencias podrían ser cancerígenos para el hombre. Esto corresponde a la clase 2B de substancias cancerígenas como el plomo y la gasolina.
En lo que concierne a las ondas radio eléctricas (10 KH a 300 GH).
·         Estudios científicos y epidemiológicos humanos numerosos fueron realizados después de los años 1970 y revelan las perturbaciones incontestables siguientes:
·         Efectos térmicos que son atribuidos a la conversión en calor por las radiaciones elevadas absorbidas. Los daños provocados comprendían: lesiones locales, como también reacciones fisiológicas debidas a la hiper-termia. Se han encontrado lesiones en los órganos internos y en el ojo que puede ser afectado por la catarata. El sistema nervioso central, el sistema cardio-vascular, la termo-regulación, la audición, podían ser también afectadas.
·         Los efectos térmicos, (o específicos) que son atribuidos a reacciones fisiológicas inducidas por radiaciones más débiles que en el caso de radiaciones crónicas. Los daños provocados son efectos biológicos afectando el sistema nervioso (astenia, problemas de sueño, cefaleas, pérdida de memoria…), el sistema endocrino (disfuncionamientos gonádicos, zureenalíanos y tiridianos) y el sistema inmunitario (modificaciones linfocitarias, macrofágicas y hematópicas).
La Oficina Internacional de Trabajo de Ginebra, en su volumen 57 sobre la “Seguridad Higiene y Medicina del Trabajo” precisa que los efectos observados en las hiper-frecuencias sobre el hombre correspondían a las que también habían sido demostradas por la experimentación animal, en consecuencia debían también ser consideradas como muy peligrosas.
·         Problemas de compatibilidad electromagnética de flujos de emisores (radios, micro-ondas, radares, antenas de enlace, teléfonos portátiles…) comportan disfunciones sobre los aparatos y materiales.
·         Los valores limites de exposición son propuestos para el gran público, teniendo aquí en cuenta la intensidad del campo eléctrico. La Comisión Europea recomienda según las referencias, valores entre 28 y 87 V/m. A su vez el Parlamento Europeo es aún más severo sobre el limite: 1 Voltio/m, para las frecuencias de: 400 kiloHercios a 300 GigaHercios.
·         La Organización Mundial de la Salud, desde 2011 considera que los campos electromagnéticos de alta frecuencia podrían ser cancerígenos para el hombre, categoría 2b
En efecto, admite que las ondas radioeléctricas pueden provocar un calentamiento, o inducir corrientes eléctricas en el organismo humano (pero la O.M.S no tiene en cuenta los efectos no-térmicos). Mientras tanto, en razón de ciertas incertitudes epidemiológicas, ella insiste sobre el hecho que se realizan estudios en el marco de un proyecto internacional CEM, con el fin de investigar los riesgos eventuales de cánceres, pero mientras tanto los ciudadanos europeos permanecen expuestos a los riesgos eventuales y potenciales mientras que el marasmo existente en la Unión Europea no se aclara !
En conclusión,
Mito o realidad, es suficiente con comparar el volumen imponente de los trabajos científicos efectuados desde hace más de treinta años en este campo, el volumen de los expertos, contra-peritaciones de procesos, para darse cuenta que los problemas existen y son bien reales.
Seria imprescindible que una política coherente y valiosa, en materia de poluciones electromagnéticas sea implementada. Conviene crear e implementar estructuras y medios para informar los usuarios y trabajadores y para tomar también decisiones correctas, a condición de alejar todo lobbyrepresentante de los polucionadores.
Comentarios.
Cómo podrán ver en el contenido del texto, la Comisión Europea dice una cosa y el Parlamento Europeo dice lo contrario, mismamente en el seno de los dirigentes de la Unión Europea existen discrepancias o discordias sobre las cifras.
Recientemente el estado italiano ha adoptado una Ley que limita la exposición a los campos electromagnéticos a 0.2 MicroTeslas.
Es a partir de este nivel de exposición que se constatan efectos sobre el metabolismo producido por los campos electromagnéticos, es decir los campos electromagnéticos que generan los transformadores, motores, bobinas, cables eléctricos, etc.
Aunque el futuro demuestre que esta potencia es aún demasiado elevada, es ya una buena medida o iniciativa de protección para el público mientras que este marasmo Europeo se aclara.
El año pasado durante el simposium de Salzburgo de julio/agosto los científicos habían llegado igualmente a la conclusión que la potencia de exposición crónica al público a los campos electromagnéticos generados por las estaciones de enlace de la telefonía inalambrálica debía de ser del orden de: 0.6 Voltios/m o 0.1 µVatios/cm², una vez más se está constatando y demostrando que esta potencia y exposición al público es inadecuada y aún demasiado elevada para no-efecto/causa a las exposiciones electromagnéticas sobre todo esas que provienen de las estaciones de enlace para las comunicaciones inalambrálicas.
En 1994 el Profesor Neil Cherry de la Universidad de Christ Church de Nueva Zelanda aconsejaba la distancia de 300 metros, como distancia de seguridad, desde entonces ha llovido mucho y se está demostrando que dicha distancia es errónea e inapropiada para vivir o trabajar expuestos a radiaciones electromagnéticas pulsantes, mismamente si éstas están muy por debajo de las normas en vigor, porque se está demostrando que no existe un mínimo de no-efecto/causa a la exposición de los campos electromagnéticos, sobre todo si éstos son pulsantes.
En los diversos medios de información españoles se informa que los españoles se están dando cuenta y responsabilizando del peligro en que incurren por el hecho de vivir o trabajar cerca de líneas de alta y baja tensión. Este tema es ya antiguo en la mayor parte de países, desde en el año 2001 la ciudadanía española comienza a despertarse y darse cuenta de la realidad de los hechos que se les ocultaron durante tantas décadas, cuando en Francia los ciudadanos franceses ya exigen que los cables de baja tensión que pasan por debajo de las aceras sean enterrados en el centro de las calles !
Recientemente se publicó el informe elaborado por la “Britan’s National Radiation Protection Board”. Este organismo gubernamental ha reconocido oficialmente la relación entre la exposición a los campos electromagnéticosde las líneas de alta y baja tensión y la leucemia infantil, el epidemiólogo inglés Sir Richard Doll ha hallado evidencia que a extremamente bajos niveles de campos electromagnéticos del sistema de energía eléctrico son asociados con un incremento de leucemia infantil, este comité re-examinó datos de nueve informes epidemiológicos previos de estudios sobre 3.247 víctimas de leucemia. Éstos surgieren que relativamente altas exposiciones del orden de 0.4 µTeslas [4 milliGauss (mG] son asociadas con doblar el riesgo de leucemia en los niños inferiores a 15 años, de todas formas, la posibilidad queda presente y muy alta que prolongadas exposiciones a los campos electromagnéticos pueden incrementar el riesgo de leucemia infantil.
Recientemente el alcalde del Ayuntamiento de Orihuela de la Comunidad Valenciana manifestó el peligro en que los ciudadanos de Orihuela incurrían y ordenó que los niños no acudiesen al colegio que está situado cerca de una línea de alta tensión, lo cual dio su fruto. Sólo hizo que se aplicasen los artículos 43 y 45 de la Constitución Española, es de felicitar por ejercer verdaderamente el cargo correspondiente de Alcalde y defender primeramente los intereses de los ciudadanos que representa antes que los intereses económicos de la sociedad abastecedora de energía eléctrica, porque según me han comunicado esta línea de alta tensión la van a enterrar. Las ordenanzas o leyes en materia de normativas concierne las estalaciones eléctricas en España no están a la altura de normativas de otros países Europeos, las instalaciones domésticas debían en teoría estar todas previstas por Ley con toma de tierra y sus diferenciales y automáticos correspondientes, en la mayoría parte de los hogares las instalaciones eléctricas carecen de toma de tierra, lo que da lugar a que se paseen por los hogares altos niveles de campos eléctricos. Con el cable de tierra incorporado en las estalaciones domésticas el campo eléctrico se descarga automáticamente a la masa o tierra, el tener meramente un simple reloj despertador eléctrico en la cabecera de tu mesita te envía más de 2 Voltios/m de campo eléctrico a la cabeza, un chico en su habitación tenía toda una serie de aparatos electrónicos, Hi-Fi, ordenador, juegos electrónicos etc…, su padre constató que sus rendimientos escolares habían descendido anormalmente, cuando éste solía tener muy buenos resultados escolares. El padre mandó a un especialista en campos electromagnéticos efectuar medidas en su casa para determinar el por qué su hijo había cambiado de comportamientos y resultados escolares, porque lo que le sucedía no era nada habitual Nada más entrar en la habitación se quedó pasmado de lo que este adolescente tenía como aparatos electrónicos enchufados, este chico tenia nada menos que 80 Voltios/m de nivel campo-electrónico en su habitación, se desconectaron todos estos aparatos y al cabo de un mes este chico había recuperado su estado inicial de logros escolares. Las lámparas de mesita de salón y todo aparato eléctrico debía llevar su cable de tierra incorporado, incluso aunque no se necesite o se conecte, esto eliminaría la casi totalidad de campos eléctricos en los hogares que son igualmente muy dañinos si la exposición es prolongada o crónica.

Muchas enfermedades tienen su fuente o inicio en los campos eléctricos a lo que hasta la fecha no se le dio mucha importancia. Se sabe desde hace más de 20 años científicamente demostrado que los campos electromagnéticos afectan muy seriamente el metabolismo humano causando toda una serie de efectos negativos sobre la salud del individuo, bien sea expuesto en su hogar o lugar laboral.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario